De León a Granada, pasando por Managua

Nicaragua es un país tropical, de una naturaleza desbordante. Lagos, volcanes, impresionante vegetación y con costas tanto al Pacífico como al Atlántico. Pero entre toda esa manifestación de naturaleza surgen también preciosas ciudades coloniales, como Granada y León.

Santiago de los Caballeros de León

Fundada en 1524 por Francisco Hernández de Córdoba, fue la capital del país hasta 1858, año en que se traslada a Managua.

León tiene la universidad más antigua del país y una de las más importantes de Centroamérica, se trata de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua. Esto ha hecho que León haya sido siempre la capital intelectual y liberal de Nicaragua.

En León se crió Rubén Darío, auténtico icono nacional. Este año 2017 se cumple el 150 aniversario del nacimiento del gran poeta nicaragüense cuyos restos reposan en la . Se trata, sin duda, de uno de los mejores ejemplos de barroco colonial, construida entre 1847 y 1814, es la catedral más grande de Centroamérica y es reconocida como Patrimonio de la humanidad desde 2011.  

Basílica Catedral de la Asunción

Pero son muchas las iglesias, palacios y plazas de estilo colonial que llenan la ciudad. Plazas que siguen sirviendo de punto de encuentro y de tertulias, la más importante es el Parque Central, junto a la Catedral.  Entre las iglesias cabe destacar la del calvario y la de la Recolección, de un característico color amarillo.

Como no podía ser de otra manera, la capital intelectual del país está llena de museos. El más importante, probablemente, sea en Centro de Arte Fundación Ortiz-Guardián. Alberga una gran colección de arte hispanoamericano y europeo y se encuentra repartido en 4 edificios centenarios alrededor de un gran patio colonial, típico de la zona. El Museo está en la avenida Rubén Darío, frente a la iglesia de San Francisco. Otros museos importantes de la ciudad son el Museo Archivo Rubén Darío, el Museo de Leyendas y Tradiciones o el Museo Indígena, entre otros.

Otra de las más importantes características de Santiago de los Caballeros de León es su ubicación. Ya que no se encuentra en su lugar original, la ciudad tuvo que ser reubicada a 30 kilómetros de su lugar original, debido a erupciones volcánicas, ya que estaba a los pies de los Momotombo. Los restos de la antigua León, o León viejo como se la conoce, son un importante atractivo cultural y son el segundo de los lugares Patrimonio de la Humanidad que tiene Nicaragua. En León Viejo se encuentra la cripta del fundador Francisco Hernández de Córdoba.

A 20 Kilómetros de la ciudad se encuentra el océano Pacífico, con largas playas con pequeños alojamientos de madera y algunos chiringuitos. La arena es oscura por su origen volcánico, pero las playas son largas y preservan buena parte de su estado natural.

Managua

A 70 kilómetros de león, y a 40 de Granada se encuentra Managua, la actual capital nicaragüense.

Es una ciudad de alrededor de un millón de habitantes, pero muy extensa porque cuenta con muy pocos edificios altos. Está construida junto al Lago Xolotlán. Un ejemplo más, de los muchos de todo el país, de la convivencia entre urbanismo y naturaleza.

La Plaza de la Revolución, llamada Plaza de la República hasta 1979, es la Plaza principal y alberga 4 de los principales monumentos como La Casa de Los Pueblos, el Palacio Nacional de Cultura, el Parque Rubén Darío y la Catedral Metropolitana de Santiago Apóstol de Managua, conocida como la antigua catedral, ya que tuvo que ser utilizada en 1972 tras un terremoto.  En la Avenida Bolívar, junto a la Casa de los Pueblos se encuentra el  al Teatro Nacional Rubén Darío  y pocos metros  la Réplica de la casa del poeta, que sirve como museo.

Teatro nacional Rubén Darío

Justo en la Réplica de la casa de Rubén Darío comienza el Malecón de la ciudad y a continuación el puerto Salvador Allende.  Una de las zonas de ocio y gastronómica más importante de la ciudad que se ha desarrollado muy rápidamente en poco tiempo alrededor del Lago Xolotlán.

Granada.

Fue fundada también por Francisco Hernández de Córdoba, pocos meses antes que  León, y es la ciudad más antigua de Centroamérica. Se la considera la joya colonial de Nicaragua y se la denomina la Gran Sultana, por influencias moriscas en su arquitectura,  o la París de Centroamérica.

Con una ubicación privilegiada, a los pies del Gran Lago de Nicaragua, rodeada de volcanes, lagunas y reservas naturales, Granada es también el ejemplo más notable de la arquitectura colonial nicaragüense.

Iglesia de la Merced

Los edificios más emblemáticos son el Convento de San Francisco, de 1529 y  La Catedral, construida en 1583, aunque destruida parcialmente por el pirata William Walker 1856 y recnstruida en 1915 . Pero toda la ciudad está llena de edificios coloridos y representativos de la arquitectura colonial. Plazas y calles empedradas, albergan cafés y restaurantes y terrazas todo el año, en una ciudad de clima tropical, con descargas de lluvia entre largas horas de sol y atardeceres maravillosos, en los que la ciudad invita a largos paseos, o a recorrerla en algunos de sus coches de caballo.

Se puede, desde Granada, navegar el lago y visitar sus más de 300 islotes y algunas de las fortalezas coloniales que servían de defensa contra los piratas. Y para los amantes de la naturaleza, los volcanes Masaya y sobre todo el Mombacho, a apenas 17 kilómetros de la ciudad, son dos grandes atractivos de la zona, llenos de vegetación y con unas increíbles vistas sobre el lago.

Este viaje de León a Granada, pasando por Managua, es un encuentro con la cultura y la naturaleza al mismo tiempo, un viaje por la historia y la arquitectura colonial fundidas con la exuberancia de Nicaragua.

Galería de imágenes:

Lecturas Recomendadas:

Dos hombres y una pierna, de Arquímedes González. Es uno de los máximos exponentes de la literatura nicaragüense actual. Esta obra ha sido galardonada con numerosos premios, entre ellos el de Novela Rogelio Sinán, el más importante de Centroamérica. 
Azul… de Rubén Darío. Obra pionera en el modernismo, un canto al amor, a la juventud, a la vida.
Daniel Laseca

Daniel Laseca

"Lo más profundo del ser humano es la piel", Paul Valery. Fundador de un movimiento cultural llamado Cubismo Cotidiano. Así concibe su visión del Mundo. Como una mirada pluriperspectiva, construida a partir de miles, de millones de encuentros, de miradas, iguales y distintas. Como un puzzle que se arma cada día, cada instante, en cada experiencia, en cada recuerdo, en cada olvido, en todo lo vivido y dejado por vivir. Viajero de pies descalzos, y poco equipaje. Todo lo imprescindible de la vida o está en la piel, o cabe en un par de mochilas. Nunca sabes cuánto tiempo vas a quedarte en un sitio. Ese es parte de su encanto. Buscador incansable de la belleza en todas sus formas. La naturaleza más desnuda, los océanos, las selvas, los bosques, el arte, la poesía, la cultura en su sentido más amplio, y sobre todo las personas, sus risas, sus lágrimas, sus miedos, sus ilusiones… Ha vivido en Tailandia, India, Bolivia, Venezuela, Argentina y México y viajado por numerosos países tratando siempre de impregnarse de lo que le rodea. Para crear, al final, su mirada propia, hecha de todas esas miradas.


Fatal error: Call to a member function have_posts() on a non-object in /homepages/16/d517622390/htdocs/clickandbuilds/ViajesyLugaresLabellezadelmundo/wp-content/themes/colormag/inc/related-posts.php on line 3